HABLA DE DOBLE MORAL

Las frases más polémicas de Rafael Amargo sobre los políticos que frecuentaban su casa

El bailaor Rafael Amargo, que fue detenido el pasado mes de diciembre acusado de organización criminal y tráfico de drogas, ha hablado con Cristina Pardo sobre sus amistades en la esfera política.

El motivo por el que Rafael Amargo llevaba una balanza cuando le detuvieron: "Fui a por algo y como soy consumidor iba a pesarlo" // laSexta.com

Europa FM

Madrid 07/06/2021 19:20

El bailaor Rafael Amargo fue detenido el pasado mes de diciembre dentro de una operación contra una organización criminal dedicada al tráfico de drogas. Aunque la operación sigue en curso y el artista se enfrenta a delito de pertenencia a organización criminal y otro de tráfico de estupefacientes, Amargo niega su imputación en la trama.

En una reciente charla con Cristina Pardo para el programa Liarla Pardo en laSexta, el artista ha dado detalles sobre lo que ocurría dentro de su casa, unas reuniones en las que no niega el consumo de drogas pero sí la venta de estupefacientes.

"En mi casa no se ha traficado, han venido traficantes. Pero lo que tú seas... Tú puedes ser una prostituta y no tienes que ejercer en mi casa, pero eres prostituta. Si eres prostituta y eres buena persona, tendré que quererte igual, ¿no?".

"En mi casa no han vendido, mercadillo no hay. El que viene y se va, sale con menos, por lo que el que viene se lo mete".

Sobre la balanza de precisión que llevaba en el momento de la detención: "Iba a coger algo y como soy consumidor iba a pesar lo mío para que no me engañaran".

El artista ha dejado entrever en la entrevista que hay exministros que acuden a verle bailar e incluso que han estado en su casa. Sobre el juez Garzón asegura ha ido a ver sus espectáculos "en numerosas ocasiones". "Conocía Dolores Delgado antes de ser Ministra de Justicia", dice antes de que Pardo le pregunte si alguna de estas "personas poderosas" ha intentado ayudarle.

"No pueden. Ellos lo están haciendo muy bien porque tienen que ser políticamente correctos, pero lo que sí pueden hacer es decirme, 'no puedo ayudarte', aunque tampoco quiero que me ayuden, porque sería hacerlo mal, tráfico de influencias".

"Lo que sí quiero es que me contesten, porque el señor Grande Marlaska, que me lo encuentro por Chueca muchísimo, agacha la cabeza porque cree, considero, que no es un sitio para pararle y preguntarle. Quiero decírselo en un despacho, pero si llevo meses haciéndolo con un jefe de gabinete y una secretaria, y no me hace caso, pues lo pararé", amenaza antes de zanjar: "pero para la foto si me llaman".

El artista habla de "doble moral": "Si van a tu casa traficantes eres traficante, pero si van ministros tú no eres de una familia bien, entonces, ¿por qué? O exministros... exministros, porque si fueran ministros me estarían ayudando con el pasaporte".

Ante la pregunta "¿han ido ministros a tu casa?", Amargo concluye: "corramos un tupido velo".