ESTUVIERON SEIS AÑOS JUNTOS

Mary Austin y Freddie Mercury: ¿dónde está y quién es la mujer que heredó la mayor parte de su fortuna?

Una de las personas más importantes de la vida de Freddie Mercury fue Mary Austin, con quien tuvo una relación sentimental durante seis años. Tras la ruptura, Freddie continuó refiriéndose a ella como "su mujer" y le dejo la mayor parte de su herencia.

👉 30 años sin Freddie Mercury: 13 datos para conocer mejor al líder de Queen

Mary Austin en 1970 // Getty

Europa FM

Barcelona 24/11/2021 07:03

Mary Austin, quien fue pareja de Freddie Mercury durante seis años, ha ido una de las piezas claves en la vida del líder de Queen. A pesar de que rompieron sentimentalmente cuando Mercury le reveló que era bisexual, Austin estuvo a su lado hasta el fallecimiento del artista el 24 de noviembre de 1991 debido a una neumonía agravada por el sida.

Tal era la conexión entre Freddie y Mary, que fue ella la encargada de esparcir sus cenizas en un lugar que siempre mantendrá en secreto. Además, el cantante le dejó en herencia su mansión y la mitad de su patrimonio, incluidos los royalties (ganancias) que su música pudiera generar de forma póstuma.

Mary y Freddie, una relación de seis años

Pero empecemos por el principio. Tal como recoge el documental Freddie Mercury: The Untold Story (en España llamado Freddie Mercury: la historia jamás contada), Freddie y Brian May, guitarrista de Queen, visitaban frecuentemente la la tienda Biba de Londres, conocida por ser el epicentro de la moda underground londinense y por la belleza de sus empleadas, entre las que trabajaba Mary.

Brian conoció a Mary en un concierto y salieron un par de veces juntos. Pero tal como explicó el propio May en el documental Days of our lives, ambos eran muy tímidos como para ir más allá: "Freddie me dijo que le gustaba, así que decidí presentarlos. Creo que lo de ellos fue un amor verdadero".

En el documental, Mary recordaba con mucho cariño que Mercury le estuvo cortejando durante cinco o seis meses antes de invitarla a salir.

A partir de aquí Mary, con 19 años, y Freddie, con 24, iniciaron una relación sentimental que duró seis años. Aunque nunca llegaron a casarse, vivían juntos en un apartamento en West Kensington, Londres. Pero, tal como ella explicó en una entrevista, en 1976 Freddie le confesó a Mary que era bisexual, a lo que Mary le respondió "creo que eres gay", para fundirse después en un abrazo y poner fin a su relación como pareja.

Pero lejos de distanciarse uno del otro, su relación se consolidó mucho más a pesar de no tener un componente de pareja. Freddie abandonó el apartamento que compartían juntos —ya convertido en una estrella de la música— y se mudó a una casa en Stafford Terrace. Para tener a Mary cerca, el compró una casa cerca de la suya y la contrató como asistente personal.

Más tarde, la propia Mary escogió para Freddie la icónica mansión de Garden Lodge, donde vivió el artista hasta su muerte.

El amor de la vida de Fredie Mercury

Freddie Mercury siempre se refirió a Mary como "su mujer" o "el amor de su vida". "Para mí fue un matrimonio. Creemos el uno en el otro. Todos mis amantes me han preguntado por qué no podrían reemplazar a Mary. Es porque sencillamente es imposible", llegó a explicar el líder de Queen en una entrevista.

Tanto fue así, que Freddie le compuso el tema Love of my life, uno de los más románticos de la banda incluido en su emblemático álbum A Night At The Opera.

Mary Austin: su marido y sus dos hijos

Mientras Freddie Mercury empezó a salir con hombres de manera más habitual, Mary también rehízo su vida. Se casó con Piers Cameron, un empresario del que se separó años después pero con el que tuvo dos hijos, Richard y Jamie. Tan buena relación continuaba teniendo con el cantante que Freddie fue el padrino de Richard, mientras que Jamie nació cuando Mercury ya había fallecido.

La gran heredera de su fortuna

La vida de Mary Austin cambió por completo el 24 de noviembre de 1991 con el fallecimiento de Freddie Mercury. Por un lado, acababa de perder a una de las personas más importantes de su vida, y por otra, tuvo que lidiar con este luto y con la abrumadora noticia de que e había dejado en herencia su mansión de Garden Lodge, valorada en 22,5 millones de euros de la época, y la mitad de su fortuna.

“Los meses posteriores a la muerte de Freddie fueron los más solitarios y difíciles de mi vida. Tuve muchos problemas para aceptar que se había ido y todo lo que me había dejado”, explicó Austin en una entrevista para OK! Magazine en el año 2000.

Además, Freddie la hizo heredera de la mitad de todos los royalties (ganancias) que su música pudiera generar de forma póstuma. Algo que a día de hoy continúa engrosando la cuenta bancaria de Austin, ya que tan sólo en 2014 el musical sobre la banda We Will Rock You generó unos 54 millones de euros en derechos de autor, cuya mitad le correspondió a Mary. En 2019, el éxito de la película Bohemian Rhapsody aumentó su fortuna en 46 millones de euros más.

Una herencia que muchos allegados al artista no llegaron a entender. Ya que la otra mitad de su herencia se dividió entre la hermana de Freddie, con un 25% del patrimonio; y sus padres, con el otro 25%.

Sin embargo, a su pareja en ese momento, Jim Hutton, el cantante le dejó tan sólo 560.000 euros; la misma cantidad que le dejó a su asistente personal, Peter Freestone, y a su cocinero, Joe Fanelli.

¿Qué hace Mary Austin en la actualidad?

A sus 70 años, Mary continúa viviendo en la imponente mansión de Garden Lodge que heredó del artista, aunque su vida es completamente privada y no se ha pronunciado sobre nada relacionado con Freddie ni Queen en décadas.

En 2017 tuvo que retirar todos los mensajes, dedicatorias y altares improvisados que los fans del líder de Queen dejaban a las puertas de su casa a modo de homenaje, debido a la presión de los vecinos del exclusivo barrio londinense, pero tampoco quiso hacer ninguna declaración al respecto.

Y no se espera que vuelva a hacerlo, ya que Mary continúa siendo fiel a Freddie guardando sus secretos, algunos tan importantes como el lugar donde arrojó sus cenizas.