EYACULACIÓN Y ORGASMO NO TIENEN POR QUÉ IR JUNTOS

La técnica importa más que el tamaño: todo lo que debes saber sobre la estimulación del pene

El pene no es un órgano básico. Pese a que tiene mucha menos terminaciones nerviosas que el clitoris, hay otras formas de estimularlo más allá del coito. La masturbación y la autoexploración son clave para descubrir lo que a uno le gusta en el sexo en pareja, y también hay juguetes eróticos que ayudan a mejorar las relaciones.

Esto es lo que debes saber sobre la estimulación del pene // Pexels

Marta Villena

Madrid 23/09/2021 09:01

El pene tiene 4.000 terminaciones nerviosas, no tantas como el clítoris, que tiene el doble, pero sí las suficientes como para que haya varias formas de estimularlo, no solo con el coito. El éxito reside en la creatividad y en la práctica, como explica el sexólogo Ubal Araque, quien además nos ayuda a desmontar varios mitos sobre este órgano, compuesto por la cabeza (glande) y, en las personas no circuncidadas, por el prepucio, la parte que cubre la cabeza del pene.

Cuando una persona con pene se excita sexualmente, el tejido eréctil esponjoso del genital se llena de sangre, lo que produce la erección. Una de las formas básicas de estimulación es a través del coito (cuando el pene se introduce en una vagina). “La fricción estimula las terminaciones nerviosas sensibles en el pene, lo que eventualmente puede conducir a la eyaculación y al orgasmo, que no son lo mismo”, aclara Araque.

Como cuenta el sexólogo clínico del Instituto Sexológico Murciano, “muchas personas asumen que la eyaculación y el orgasmo son lo mismo, pero en realidad están desacoplados, lo que significa que uno puede suceder sin el otro”. “Hay personas que pueden eyacular físicamente pero no tienen la sensación de liberación y placer que los acompañan, a menudo como resultado de una enfermedad, depresión o lesión”, explica Araque. “Lo que se conoce como anhedonia eyaculatoria”.

"La fricción estimula las terminaciones nerviosas sensibles, lo que puede conducir a la eyaculación y al orgasmo, que no son lo mismo"

Esta situación puede darse de manera inversa, habiendo personas que consiguen alcanzar el orgasmo sin eyacular, aprendiendo a aislar un músculo en la zona pélvica, y apretándolo en el momento adecuado, como explica el experto, que añade que esto se debe a un entrenamiento del suelo pélvico.

La técnica importa más que el tamaño

“El tamaño ha sido una preocupación para los hombres durante siglos. Muchas culturas asocian penes grandes con masculinidad y virilidad. En la sociedad actual, la pornografía a menudo hace hincapié en los penes grandes”, apunta Araque, y aclara que “solo se consideran inusualmente pequeños cuando miden menos de tres centímetros en erección”.

El tamaño medio de un pene erecto es de 12,7 centímetros y varía dependiendo de la persona. Araque afirma que <el tamaño del pene no importa para sentir placer.

“Si bien el tamaño del pene puede ser muy importante por razones personales, resulta que durante el coito puede que no importe mucho”, advierte el sexólogo. Esto se debe a que muchos puntos de placer de una vulva se encuentran fuera de la vagina, en el clítoris y los labios. “Lo mismo le pasa a una persona con pene. No solo siente a través de este órgano, sino también de los testículos, el perineo, el anillo exterior del ano y la primera o dos pulgadas del canal anal”, aclara. “Se puede llegar a todas estas áreas sin necesidad de una gran penetración”.

Por lo tanto, como explica Araque, la técnica importa más que el tamaño del pene: "Tienes el pene que tienes, pero puedes aprender qué posiciones funcionan mejor para tu tamaño, qué sensaciones quiere disfrutar tu pareja durante el coito, qué movimiento es mejor para ellos, qué juegos previos les gusta más etc.”.

Para conocer todo esto, es importante la autoexploración y la comunicación con la otra persona. En este sentido, Araque aboga por quitarse la vergüenza y el pudor y hablar con naturalidad sobre la masturbación. “Hablemos de la masturbación como herramienta para potenciar el placer”, dice el sexólogo que recomienda a sus pacientes que programen un momento de calidad con su pene, “no un momento rapidito en la ducha”.

Trucos para la masturbación

Como explica Araque, no es necesario hacerlo de la misma forma siempre, se pueden introducir diferentes elementos como el lubricante, por ejemplo. “El lubricante no es solo para vulvas, los penes también pueden beneficiarse de él: reduce la fricción y crea un movimiento de deslizamiento que mejora la sensación”, explica. “También existen lubricantes con efecto calor que potencian la estimulación del riego sanguíneo al tronco del pene y lo hace más placentero”.

"El objetivo de masturbarse es sentir placer y no hay límite de tiempo para eso"

El objetivo de masturbarse es sentir placer y no hay límite de tiempo para eso, para ello, Araque recomienda bajar el ritmo y disfrutar de la masturbación y la sensación que esta produce en el cuerpo. “¿Es una acumulación lenta más emocionante que un movimiento rápido de la mano?, ¿presión firme o caricias suaves?, ¿dónde encuentras la mayor sensación?, ¿dónde y cómo te gusta que te toquen?”, son algunas de las preguntas que Araque recomienda hacerse. “Descubrir este tipo de sensaciones te permite diferenciar el orgasmo de la eyaculación”, añade.

Prueba con juguetería erótica

Existe una gran variedad de juguetes sexuales diseñados específicamente para penes, como los masajeadores. Araque aclara que “estos dispositivos no hacen crecer el pene, como algunas personas creen, sino que sirven para provocar otras sensaciones durante la masturbación”.

Otra opción son las mangas de masturbación para el pene, un tipo de fundas que también produce diferentes formas de placer. “Al estar cerradas, permiten una limpieza sencilla una vez que hayas terminado”, añade el sexólogo.

“Los masturbadores y vibradores para el pene tienen mucho que ver con la práctica. Por ejemplo, hay muchos tipos de vibradores para el pene, algunos solo son para usar en el glande y no requiere la completa inserción del pene y mucho menos hacer movimiento masturbatorio”, aclara el sexólogo que recomienda siempre informarse bien antes de adquirir el juguete erótico. Además de este tipo de dispositivos para pene, Araque propone expermentar con juguetes diseñados para vulvas, como vibradores: “Se trata de abrirse a experiencias nuevas y diferentes”.