LA VOZ DE LA MOVIDA

Alaska, de cerca: 23 años con Mario Vaquerizo, un nombre que cogió de una canción y una carrera musical que empezó con 15 años

Alaska presenta, junto al periodista Máximo Huerta y la humorista Inés Hernand, el Benidorm Fest. La cantante mexicana es la pata musical de este trío conductor de la cita de donde saldrá el representante de España en Eurovisión 2022.

Alaska es una de las tres presentadoras del Benidorm Fest // Gtresonline

Patricia Camacho

Madrid 26/01/2022 20:45

María Olvido Gara Jova es Alaska, una de las cantantes más representativas de la Movida madrileña que se encarga de presentar el Benidorm Fest, el evento del que saldrá la canción que competirá en Eurovisión 2022.

La artista de 58 años aporta sus conocimientos musicales —suma cerca de cuatro décadas de experiencia— en esta cita en la que cuenta como compañeros con el periodista Máximo Huerta y la humorista Inés Hernand.

Por qué pasó de Olvido a Alaska

María Olvido Gara Jova nació el 13 de junio de 1963 en México D.F. Su padre, Manuel Gara López, era un republicano español originario de Asturias que fue exiliado. Mientras, su madre, la cubana América Jova Godoy, había abandonado su país para viajar a México y nunca más regresar.

Olvido no tuvo una infancia al uso, vivió en la Ciudad de México los diez primeros años de su vida y en 1973 llegó a Madrid con sus padres y su abuela materna a Madrid, lo que supuso un duro golpe para ella.

"El contraste cuando llegamos a España en el año 1973 fue lo más fuerte. Era hija de un tercer matrimonio de mi padre y del segundo de madre. Fue todo un «shock» en el colegio. Yo tengo más que ver con la juventud de hoy que con la de mi generación", contó en una entrevista el ABC.

Junto a su madre, realizó un curso de estética y arte dramático, siempre bajo la influencia del glam rock, que marcó la evolución de Olvido como artista.

Con 13 años, la mexicana empezó a colaborar en el fanzine Bazofia, donde se hizo llamar por primera vez Alaska, cogiendo el nombre de la canción Caroline says II de Lou Reed.

"Cuando tenía doce años mi nombre no me gustaba nada. Descubrí este nombre, Alaska, en una canción de Lou Reed y empecé a utilizarlo, primero fuera del colegio y luego se quedó conmigo para siempre", contó en una entrevista en Noticias de Navarra.

Se creó un nombre como artista a la vez que siguió sus estudios. Se licenció en Historia en la Universidad Nacional de Educación a Distancia, pero nunca abandonó su pasión por el rock, por lo que en 1978 formó KK de Luxe, una banda de orientación punk que desapareció en 1979.

La trayectoria musical de Alaska

En el mismo año en el que dejó de tocar KK de Luke, Alaska se unió a Nacho Canut, Carlos García Berlanga y Manolo Campoamor para crear Los Pegamoides, uno de los grupos más reconocidos de la escena punk rock de la España de principios de los años ochenta. Más tarde, con la llegada de Ana Curra y Eduardo Benavente, se consolidó Alaska y Los Pegamoides. Sin embargo, el grupo, que había alcanzado gran éxito, acabó disolviéndose..

Poco tiempo después, hizo su presentación estelar Alaska y Dinarama, la nueva agrupación musical de Olvido que alcanzó gran popularidad cuando se editó la canción, Deseo carnal. Aunque, su gran triunfo llegó cuando sacaron ¿A quién le importa?, una canción que el colectivo LGTBIQ+ acogió como himno, y que se convirtió en un emblema que lucha por la libertad y la independencia individual al margen de los prejuicios.

En esa época, Alaska, de manera individual, participó en proyectos de otros artistas, entre ellos, Loquillo y los Trogloditas, con quien grabó dos de sus canciones Quiero un camión y El ritmo del garaje.

Finalmente, tras cuatro discos de estudio y un recopilatorio, Dinarama se terminó para dar paso a la carrera en solitario de sus integrantes.

El nacimiento de Fangoria

En los años noventa, Alaska y Nacho Canut se volvieron a unir y formaron su propio grupo, Fangoria. Después de su primera aparición en una fiesta de Halloween en octubre de 1989, firmaron un primer contrato y fue a principios de 1991 cuando publicaron su álbum debut, Salto mortal.

Alaska y Nacho también crearon su propio sello, Metal Sonic Disco (con el que ya no editan), y alquilaron una casa en Madrid donde instalaron un estudio de grabación, al que llamaron Vulcano. Además, le dieron vida al Club Fan Fatal, que proponía el intercambio de ideas entre aquellas personas que compartían los mismos intereses.

Desde entonces han cosechado éxitos como Naturaleza muerta, cuyo sencillo No sé qué me das tuvo una acogida sin precedentes en la carrera de Fangoria; El extraño viaje, en el que se incluye el sencillo Criticar por criticar; o Cuatricromía, con la canción Dramas y comedias.

En 2019 Fangoria publicó Extrapolaciones y dos preguntas, y en el mismo año: Extrapolaciones y dos respuestas. Finalmente, en 2021, lanzaron el último disco, Existencialismo Pop.

Actriz, presentadora de televisión, colaboradora y escritora

Si algo caracteriza a Alaska es ser una artista polifacética, eso incluye haber sido actriz, presentadora, contertulia y también escritora.

En 1980 actuó en Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, la primera película comercial de Pedro Almodóvar. Además, en 2018, también apareció en la película Sin rodeos, una comedia dirigida por Santiago Segura en cuya banda sonora se incluye la canción Dramas y comedias.

Alaska, en la película 'Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón' // Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón

En televisión ha trabajado en las series Policías, en el corazón de la calle, Los Serrano, Periodistas o La que se avecina. A esto hay que sumar que ha hecho doblajes en películas infantiles como Hotel Transylvania, Bob Esponja: Al Rescate y Stand by Me Doraemon. Y otro campo que ha tocado la artista ha sido el teatro, siendo la protagonista de dos obras: El amor sigue en el aire y La última tourné.

Alaska cuenta también con una amplísima experiencia como presentadora. Con 21 años se puso al frente del mítico programa de variedades La bola de cristal y actualmente presenta Cine de barrio. Esto sin olvidar que con su marido, Mario Vaquerizo, protagonizó durante cinco temporadas el reality Alaska y Mario.

Además ha colaborado en diferentes emisoras aportando sus opiniones musicales o del corazón. Junto a su marido, Mario Vaquerizo, lo hizo en yu, No te pierdas nada y desde 2018 es colaboradora del programa de Onda Cero Por fin no es lunes de Jaime Cantizano.

Alaska y Jaime Cantizano // @porfin

Alaska también ha publicado Transgresoras: las mujeres que cambiaron su mundo, un libro que, tras una larga investigación, pretende homenajear a las mujeres de la historia universal que ella considera más transgresoras. "Son las mujeres que me han interesado o fascinado en algún momento", dijo de ellas en ABC.

Mario Vaquerizo, el gran amor de Alaska

Al hablar de Alaska es casi imposible no hablar de Mario Vaquerizo, su pareja desde hace 23 años.

Se conocieron en 1999 cuando un joven Mario Vaquerizo comenzó a trabajar en la discográfica Subterfuge, donde se encargó de promocionar bandas como Fangoria. El entonces recién licenciado en Periodismo confesó años después a Toñi Moreno en Canal Sur que mientras trabajaba con “Olvi” se enamoró de ella. El tenía 25 años y ella, 36.

Después de un concierto en la Sala Bikini de Barcelona, el vocalista del grupo Las Nancys Rubias se lanzó a besar a la cantante y tan solo seis meses después de ese primer momento Mario le pidió matrimonio. La pareja se casó por primera vez en Las Vegas (Estados Unidos) en una ceremonia donde ella iba vestida de Dolly Parton y él, de Elvis Presley.

Diez años después, el 27 de mayo de 2011, durante la grabación del reality Alaska y Mario, decidieron dar validez a esta unión y se casaron por lo civil en Madrid.

Alaska nunca quiso ser madre

La pareja no ha tenido hijos por decisión de Alaska, lo ha dicho ella misma en numerosas ocasiones.

"La decisión de no tener hijos, sé que es egoísta, estuvo en mí", contó en una entrevista en El País. "Yo tenía 36 años cuando conocí a Mario y ya había pasado por esa disyuntiva de si quería o no. A los dos nos gusta malcriar a los niños de los demás. Pero tener uno propio y educarlo… por mucho que Mario diga que le hubiese gustado, yo creo que no”, aseguró la cantante, que mucho antes había dicho que no quería ser madre.

Tomó la decisión (y se liberó) cuando tenía 31 años: "Tuve mi experiencia interna y decidí definitivamente que no. Hasta ahora la pregunta siempre era '¿no vas a tener niños?' Como si fuera una obligación. No quiero tener hijos y punto".

Alaska, sus ideas políticas y su experiencia con las drogas

Alaska ha aparecido en multitud de tertulias políticas, lo que ha generado un gran debate sobre la postura de la artista. Ella misma aclaró las dudas en una entrevista con Risto Mejide al asegurar no sentirse representada por ningún partido. “Si fuera totalmente fiel a mí misma, no podría votar a ninguno, porque en todos hay cosas que no soy yo. Con el que me siento cómoda en un aspecto me echa para atrás en otro”, aseguró.

Lo que Alaska sí defiende a capa y espada es la libertad, reivindicando especialmente que hayan leyes a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo: “Es inmoral que las parejas homosexuales no tengan los mismos derechos que el resto de personas”. También ha reconocido su apoyo a los derechos de los animales, oponiéndose públicamente a las corridas de toros y al uso de pieles.

Resulta curioso su relación con las drogas, teniendo en cuanta su éxito musical durante La Movida Madrileña.

Cuando se habla de esa época Pedro Almodóvar siempre dice: "Que hable ella, que, como no se drogaba, se acuerda de todo'. Yo las he tenido delante, al alcance de mi mano, pero no me van". "No me gustan, así que no creo que haya sido mérito mío no consumirlas. Las observo desde un punto de vista antropológico, cero lúdico", aseguró la artista rompiendo con uno de los clichés de la época.